La ética del desarrollador web

Según la Wikipedia, el copiar y pegar (junto a la acción de cortar) son el paradigma en cuanto a la transferencia de texto, datos, archivos u objetos desde un lugar de origen a uno de destino. El uso más aceptado y generalizado de estos comandos se da en los entornos de los editores de texto siendo una herramienta fundamental para componer y reorganizar todo tipo de escritos, mientras que ser desarrollador web o webmaster (contracción de las palabras inglesas web y master) o en femenino webmistress es la persona responsable de mantenimiento o programación de un sitio web. La definición específica de este cargo puede variar según el ámbito en el que se presente a la persona: en ciertos casos es el responsable de los contenidos del sitio, mientras que en otros es el encargado de la operatibilidad, programación y mantenimiento de la disponibilidad de un sitio web sin que necesariamente intervenga en la creación de contenidos.

Realmente es un tema más que importante, aunque nadie (corrijo, prácticamente nadie) le hace caso hoy día. En épocas del 2.0 y de adeseeles (sí, está mal escrito, lo sé) baratos, es muy fácil encontrar toda clase de información en la red.

Internet nos trae lo mejor y lo peor de la ética aplicada al desarrollo web. ¿Por qué digo lo mejor? Porque gracias a la masificación de internet, nos encontramos con grandes profesionales que mantienen blogs más que referentes en el desarrollo de páginas web, compartiendo código, widgets (normalmente en forma de plugins para jQuery o Mootools), o hasta aplicaciones web mucho más complejas y liberadas para uso y disfrute (y aprendizaje, claro está) de nosotros, los mortales.

Pero también digo lo peor. Y digo lo peor porque hay una plaga de falsos desarrolladores web que sólo se dedican a ir copiando por la vida todo lo que encuentran. Señores, el código fuente o archivo CSS de una web, no es libre, no es gratis y no es susceptible de hacer un copy-paste violento como el de las fotos que muestro a continuación.

Ejemplo de un código css copiado

Y digo falsos desarrolladores web, porque hacer una web y (peor aun, venderla!) no es copiarse literalmente el css o código xhtml que te encontraste en internet (para eso te comprarás un template si no eres diseñador). Lo harás, igual hasta tienes suerte y nadie se da cuenta, tu conciencia dormirá tranquila, tu cliente estará contento, te pagará el trabajo, pero no por eso eres un desarrollador web. Eres un experto en copy-paste, que no te puntúa para hacer webs.


De nada vale registrar las webs en Creative Commons, mucha gente pasa de todo, no lee licencias ni las respeta… pero lo más grave de la situación es cuando la copia es tal, que ni siquiera se toman el tiempo de borrar cosas que aparecen como comentarios (véase la foto del menú con el enlace blog comentado!)

Header de un código 100% copiado

Copia del menú sin borrar comentarios!

Sé que esto es una pataleta personal porque me ha pasado a mí mismo. Lo gracioso es que la web que me copia el código fuente es de mi misma ciudad!

Un par de lecturas muy recomendables son «La ética del Webmaster» y «Derechos de Autor como protección al plagio«.

Sé que querrás los enlaces para ver ambas webs, la original y la copia… no los publicaré. Mi ética personal no lo permite, pero ya he hablado con el dueño de la web original para que se ponga en contacto con el hermano clon que le salió.

¿Mi consejo? seamos menos expertos en copy-paste y mejores profesionales desarrollando webs originales.